BIME Live 2019, el referente entre los festivales de otoño

El festival de otoño por excelencia, BIME, dio el pistoletazo de salida el miércoles 30 de octubre de la mano de su vertiente más profesional, BIME Pro, que llegó cargada de interesantísimas conferencias y oportunidades de networking en un contexto enfocado sobre la industria musical actual.

Las jornadas se extendieron hasta el viernes a la mañana, y vinieron acompañadas de dos intensas noches a cargo de BIME Live, un ciclo de conciertos gratuito que llenó las salas bilbaínas del talento más actual y emergente, tanto nacional, como internacional, con nombres como Yawners, The Zephyr Bones, Heavy Lungs y muchos más.

Viernes 1 de Noviembre

Tras una intensa jornada de tres días de la mano de BIME Pro, nos preparamos para lo que deparaba la primera jornada del BIME Live, que arrancó con la inesperada noticia de la cancelación del concierto de Michael Kiwanuka por motivos de salud.

Nuestra primera elección de la noche fue Enric Montefusco. El ex-integrante de Standstill aterrizó en el cartel del BIME Live de manera totalmente inesperada tras la cancelación de Phantogram. Vino a presentar su segundo álbum en solitario, "Diagonal", y consiguió crear junto a su banda una atmósfera de algarabía gracias a una constante interacción con el público y un marcado toque verbenero.

Poco después nos desplazamos hacia el escenario "Antzerkia", donde nos esperaba una de las artistas más esperadas de la edición por la curiosidad que despertaba en los asistentes Amaia. La extriunfita, acompañada de su banda, ofreció un breve pero memorable espectáculo. Nos sorprendió gratamente con una puesta en escena íntima y sencilla, que con flores y luces amarillas de decoración, evocaban a un paseo por una pradera.

Amaia desgranó su repertorio en una hora que se hizo escasa, su voz acompañada de piano o guitarra, lucía poderosa en piezas como "Quiero que vengas" o "Última vez". "Último Verano", acompañada de sus instrumentistas al frente embelesó a un público más que entregado y agradecido. El broche de oro lo puso con la versión de "Aurtxoa Seaskan", que a pesar de tener algún fallo, la defendió con su característico desparpajo.

Nerea Montejo

La última parte del espectáculo de Amaia se solapó con el set de Karftwerk, uno de los platos más fuertes de la noche, por lo que la artista quiso agradecer a todos los asistentes el estar allí acompañándola frente a un gigante de la talla de los alemanes.

Tras finalizar el show, nos fuimos rápidamente al escenario "Eguna" para disfrutar del espectáculo que tenían preparado Kraftwerk. Al llegar al recinto del festival nos entregaron a todos unas gafas 3D para poder disfrutar de la experiencia al máximo.

Parece que los alemanes tienen una especial conexión con la capital vizcaína, ya que en 2016 actuaron en el museo Guggenheim durante 8 noches seguidas. Tres años después vuelven a Bilbao dispuestós a conquistar al público una vez más. El espectáculo arrancó con los 4 integrantes subidos sobre sus correspondientes atriles y enfundados en sus trajes de neón. Fue un espectáculo poco novedoso en comparación con lo que habíamos visto anteriormente, pero desde luego es agradable de presenciar. Aunque el aspecto 3D no lució tanto como esperábamos, fue una experiencia única que nos hizo pasar un buen rato. Además, no cabe duda de que son todo un referente de la electrónica, porque nos deleitaron con un sonido exquisito de la mano de sus grandes hits, como "Autobahn", "Tour De France" o "The Robots".

Acto seguido hicimos un cambio de escenario y nos metimos entre la multitud para disfrutar del explosivo concierto de Foals que se avecinaba en escasos minutos.

Óscar L. Tejeda

Para nosotras el concierto de Foals fue el plato fuerte de la noche. Llegaron cargados de esa garra que tanto los caracteriza en sus directos e hicieron que el público enloqueciera de principio a fin. Presentaron su reciente álbum "Everything Not Saved Will Be Lost, Part 2", y como no podía ser de otra manera, abrieron el show con la enérgica "The Runner", single perteneciente a este último LP.

La banda consiguió mantener un equilibrio en el setlist intercalando explosiones enérgicas como "Olympic Airways" o la mítica "My Number", con temas más chill como "Spanish Sahara" o "Sunday". El concierto fluyó entre personas surfeando sobre las manos del público, prendas que volaban por los aires y pogos desenfrenados. Pero los momentos más álgidos se vivieron en cada visita que el vocalista de la banda, Yannis Philippakis, hacía a su público más entregado, que se lanzaba a intentar tocar un trocito de su piel.

El show finalizó con un estallido de energía de la mano de las potentes "Inhaler", "Black Bull" y "What Went Down", poniendo el broche de oro con "Two Steps, Twice". Con la euforia recorriendo nuestras venas, decidimos poner fin a la noche con el trocito final del concierto de Morgan, que deslumbraron con su talento en un escenario "Antzerkia" bastante lleno.

Sábado 2 de Noviembre

La primera jornada del festival nos dejó agotadas, así que nuestro segundo asalto no arrancó hasta las 8 de la tarde, de la mano de los madrileños Carolina Durante. La segunda jornada recibió un golpe importante el día anterior con la noticia de la cancelación del espectáculo de Michael Kiwanuka por motivos de salud, pero además vio peligrar el set de Jamiroquai por los mismos motivos.

Lejos del drama que generó la noticia, la gente ya empezaba a amontonarse frente al escenario en el que iban a actuar Diego Ibañez y compañía. Se notaba que la afluencia de gente era mayor que la del viernes, ya que el recinto estaba más abarrotado que el día anterior. El público estaba más que entregado con Carolina Durante, que demostraron que se han convertido en uno de los grupos nacionales del momento. Todo el mundo coreaba a pleno pulmón temas como "La Noche de los Muertos Vivientes", "Joder, no sé" o la inconfundible "Cayetano".

Jordi Vidal

Nos dejamos caer un rato por el escenario "Eguna" para ver lo que se traían entre manos The Divine Comedy, que repetían por tercera vez en el BIME, pero su espectáculo no nos apasionó demasiado. Sonaron varios temas de su último álbum, "Office Politics", pero el show no nos atrajo lo suficiente como para quedarnos por allí mucho más, así que tras curiosear un poco por el recinto, nos fuimos al escenario "Heineken" a ver el espectáculo que nos tenía preparado Brittany Howard.

La gran Brittany Howard era una de las actuaciones más esperadas de la noche. La vocalista de Alabama Shakes venía dispuesta a presentarnos su primer álbum en solitario, "Jamie", que narra todas la vivencias con su hermana, que falleció en su adolescencia por culpa de un cáncer. No cabe duda de que la artista arrasó y se posicionó como uno de los bombazos de la noche. Su calidad vocal, los toques de soul y la puesta en escena junto a su banda nos embelesaron rápidamente.

Tras un espectáculo de sobresaliente, volvimos a hacer un cambio de escenario para disfrutar del plato fuerte de la noche: Jamiroquai. Pero el show ya empezó tambaleándose, ya que antes de su inicio se comunicó al público que Jay Kay padecía de laringitis, pero que daría lo mejor de sí mismo para ofrecernos un espectáculo a la altura.

Aunque el concierto transcurrió con algunos fallos y parones, el público estaba más que entregado bailando hit tras hit. Se notaba que Jay Kay no estaba al 100%, pero dadas las circunstancias creemos que fue un concierto bastante logrado.

Jordi Vidal

Aunque se solapaba con Jamiroquai, no podíamos dejar escapar la oportunidad de disfrutar un poquito de Glen Hansard en el acogedor escenario "Antzerkia". El concierto del irlandés nos dejó absolutamente embelesadas, fue una actuación para quitarse el sombrero, con una calidad impecable que logró mantener las emociones de los presentes a flor de piel. El show se desarrolló entre grandes ovaciones del publicó y se coronó como uno de los highlights de la edición.

Esta vez, BIME Live ha batido récords en esta edición, congregando un total de 21.000 asistentes entre la jornada del viernes y el sábado, logrando así mayor afluencia que en ediciones anteriores. No cabe duda de que se ha convertido en el festival de otoño por excelencia, y se ha ganado tal título con creces. El evento cada vez atrae a más público, y no solo nacional, sino que también recibe visitas desde Portugal, Francia o Reino Unido.

Nos despedimos de una gran edición, con muchas ganas de descubrir los entresijos que nos depararán el año que viene.

A %d blogueros les gusta esto: