"Caronte", el punto de inflexión que nos deja saborear lo que será "Quimera" de Alba Reche

"caronte" ya está aquí. El segundo single de la artista Alba Reche ha llegado pisando fuerte. Tras el éxito de "medusa", a lo largo de estas dos semanas hemos podido conocer más detalles del debut de Alba. Bajo el nombre de "Quimera" llegará un primer disco repleto de mitología, símbolos y mucho artwork que corre a cargo de la propia Alba Reche.

"Quimera", que ya ha sembrado unas cifras de preventa muy buenas, recoge algunos de los mitos más conocidos de la mitología griega. Resulta embriagador ver cómo la artista ha encadenado el disco, portada y canciones en una historia con tanta conexión entre sí.

En la portada del single encontramos referencias a Caronte, que además es el satélite más grande de Plutón, y de ahí que en la portada lo encontremos sobre la barca de Caronte (personaje) navegando por el Aqueronte.

La canción, escrita con Álvaro Gandul y con la producción a cargo de Ismael Guijarro (Rozalén, Marwan o Georgina) supone un giro total de lo que vimos en Medusa. Alba Reche abandona el r&b y los sonidos de garage por una canción lenta donde predominan voz y letra.

"caronte" comienza con un piano suave que introduce a la voz rasgada de Alba, y va subiendo de intensidad al llegar el estribillo, donde rompe con la entrada de la base de percusión y el juego de sintetizadores y coros. Al igual que en Medusa, es en los últimos segundos de la canción donde vemos que rompe del todo y la artista alza la voz, para terminar en un completo silencio donde únicamente se percibe la percusión.

En cuanto al videoclip, a cargo de Santi Capuz, nuevamente encontramos referencias mitológicas desde su inicio, el hecho de que la canción comience con la artista sacándose una moneda de la boca, ya nos deja saber que se encuentra en la barca de Caronte y que ese óbolo-moneda, es el precio a pagarle por el transporte. Es significativo que junto al verso "vendí mi alma", la protagonista se desprenda de la moneda.

Tras la escena, comienza un viaje por el río Aqueronte que anuncia la historia de un alma atormentada y llena de angustia. En el primer estribillo, al son de "Para qué bailaba, para quién cantaba, para tus sucios trapos, pa tus mentiras claras", vemos como el escenario se tiñe de un azul melancólico mientras Alba interpreta a una protagonista triste y llena de angustia.

"Con focos, con luz del mal", vemos como unas luces blancas e intermitentes iluminan a la protagonista en su barca, podría ser una referencia a Caronte, que significaba "brillo intenso", estando presente en el videoclip aunque no visible.

Al fin de los destellos, vemos como el agua negra llega en forma de lluvia y salpica a la protagonista. Sin embargo, la misma podría haber dejado ya el Aqueronte y encontrarse en uno de sus afluentes, el río Cocito, particular por estar bañado por las lágrimas de los condenados, que podrían ser las que la empaparan.

Resulta metafórico cómo el vídeo acaba con una protagonista con síntomas de ansiedad y ahogo tras cantar una canción a quien ya le había confesado que "Te canté hasta que me ahogue, te tapabas los oídos como si no pudieras ver".

Es valiente jugar con tantos géneros en un primer disco debut, pero Alba Reche ha pasado de la cañera Medusa al melancólico Caronte, que resulta una canción tan personal e íntima que es difícil encontrar referencias en ella. Quizás evoca un pelín a Morgan con su "Sargento de hierro", o a las más calmadas Zahara y Sasha Sloan, pero mantiene un toque muy característico.

"caronte" es sin duda, el punto de inflexión que va a dar paso a lo que será la verdadera esencia de Alba Reche en "Quimera".

A %d blogueros les gusta esto: