La vuelta a València de Miss Caffeina: Crónica y galería

Tras las primeras notas de "Oh Long Johnson", la oscuridad se transformó en luz gracias al "¡Buenas noches, València!" de Alberto Jiménez y el silencio quedó olvidado dejando a más de uno en la Sala Moon sin voz a los dos minutos de concierto. Así fue el comienzo de la gran fiesta de Miss Caffeina el pasado sábado en la capital valenciana. 

"Titanes" sería el siguiente tema, dejando claro que "Detroit" sigue aún muy presente, como siguen también presentes grandes temas originales del grupo como "Hielo T", "Venimos" y "Átomos Dispersos". Del bloque catalogado como"baladas más tristes" por Jiménez, se pasó a la locura con la que llaman su "propia versión del reggaeton", "El Rescate", con "Merlí" y, por supuesto, con la mítica "Mira cómo vuelo".

El público no dejó de bailar, cantar y corear a los madrileños, llegando al punto de que en la Sala Moon se vivió una fusión, una unión entre los asistentes y el propio grupo. De hecho, los olvidos inocentes de Alberto Jiménez se vieron contrarrestados por la incansable multitud, que no dejó escapar ni una estrofa de cada canción. Y es que, como dijo el cantante principal, "la mitad de un concierto la hace el público"

La reivindicación, siempre presente en Miss Caffeina, llegó de la mano de "Oh! Sana", pero también de "Fiesta nacional", con la que denunciaron el estado del mundo de la música diciendo que "hay muchos satélites que critican, que hablan, que se miden las pollas, que te dicen lo que tienes que hacer y para todos ellos hicimos esta canción". 

El fin de fiesta vendría introducido, no solo por el cambio de look de Alberto Jiménez, que deslumbró a los presentes con sus lentejuelas, sino por el cover de "Freed From Desire" que terminó de desatar la locura entre los asistentes. Eso sí, "Cola de Pez" fue la elegida para el cierre de la noche, un cierre que no pudo terminar de otra manera que con la ovación ensordecedora del público valenciano. Miss Caffeina, entre aplausos y gritos, firmó una noche casi perfecta que no dejó indiferente a nadie , dejándonos con ganas de más conciertos, de más "Oh Long Johnson"

A %d blogueros les gusta esto: