Los mejores discos nacionales del 2019

Desde la socarronería y el humor, Las Odio muestran en Autoficción toda una crítica a la sociedad de hoy en día, al sistema que aplasta a los trabajadores o cómo perciben la industria musical desde los ojos de la mujer a golpe de un soft punk que se entremezcla con el pop y la psicodelia.

Encontramos en recuerdos de cuando me aplastó una roca y me morí  un technopop directo acompañado de letras sinceras y directas. Melancolía lo-fi desde la habitación de Rebe, nos invita a adentrarnos en una disco personal e íntimo que transporta a los noventa.

Dreamers es un regalo para el público que ha acompañado al dúo de DJs más cañero de la escena patria. Un primer álbum donde las diez canciones son imprescindibles y carne de hit que sonarán durante mucho tiempo. 

Agoraphobia se re-descubren en un segundo álbum que recoge sonidos más rockeros y metaleros. A ritmo de rockpunk y riffs, desgranan canciones íntimas donde cargan contra los miedos personales y los propios demonios en su Unaligned.

Texxcoco buscan en Side Effects of Proximity Pt. I  nuevos sonidos más experimentales, que evoquen al garagepunk y al noise rock. Con letras directas, cargadas de nostalgia y rabia regalan un disco que lleva el inconformismo por bandera.

El álbum debut del dúo madrileño Leblanc ha traído a la capital un sonido pop fresco y pegadizo que acompañado de un directo enérgico y cercano ha resultado todo un éxito. A pesar de contar con solo 7 canciones, la sencillez del disco te atrapa e induce a un bucle incesante, grabando a fuego en la mente estribillos tan pegadizos como el de "Hola Lú", tema estrella de este debut.

Rels B regaló con ocasión de su cumpleaños Happy birthday Flakko, álbum sorpresa con el que se consagra como referente urbano y donde juega con unos sonidos R&B y pop acompañados de letras sencillas pero que enganchan desde la primera escucha.

Vacaciones es el álbum debut del septeto Colectivo Da Silva, emergentes que han sabido subirse a la ola de la jarana del pop más socarrón. Derrochan gamberrismo con sus letras vacilonas y nos transportan a la playa más soleada de la mano de una psicodelia veraniega.

Con su segundo álbum Ganges regala en Boy Love Amor sonidos nostálgicos y electrónicos que se contonean en el dream pop que tan bien le hace. Se reafirma como uno de los referentes nacionales que busca y explora esos tintes internacionales de manera magnífica.

Con canciones crudas y directas por bandera, Camellos vuelve a conquistar con Calle para siempre, su segundo álbum donde a golpe de punk pop y guitarras dejan claro que han llegado para quedarse.

Promesas, álbum debut de Blanco Palamera, sorprende por ser un disco autoproducido que se mueve en un sinfín de estilos desde lo urbano, hasta el r&b más pop entremezclado con la indietrónica o el trip-hop.

Sin intenciones de hacer canción protesta, sus temas se han convertido en ellas. Con Miseria Humana hace una feroz pero sutil crítica a las nuevas formas de consumo a ritmo de melodías adictivas y un instrumental lleno de bases y efectos que atrapan desde el principio.

Cupido acaba de nacer y ya ha conseguido saborear el éxito. El pop de Solo Astra y el trap de Pimp Flaco se han fusionado con resultado envidiable, haciendo de Préstame Un Sentimiento uno de los lanzamientos del año. La formación, con sonidos principalmente pop, también juega con toques tropicales, algo de vaporwave y toques lo-fi. Las letras desenfadadas al puro estilo Bad Bunny enganchan al oyente desde el primer momento. Así, Cupido han conseguido crear un sello propio, que se ha convertido en toda una declaración de intenciones.

Con Oh Long Johnson los chicos de Miss Caffeina dan un giro de 180 grados y abandonan el pop electrónico tan característico de sus anteriores trabajos, para apostar por un álbum que se mueve en muchos géneros, y en ninguno en concreto. Quizás, la mezcla heterogénea que engloba el disco y las letras pegadizas, hacen de él un éxito asegurado.

Manel se redefinen en un nuevo trabajo que busca nuevos sonidos más electrónicos y latinos. Un trabajo donde cada canción crea un mundo particular, pudiendo ser las doce que conforman Per la bona gent, singles, pero sin abandonar la homogeneidad que crean todas juntas.

El Mató A Un Policía Motorizado repiten fórmula con el rock indie argentino por bandera. Con canciones regrabadas y nuevas, juegan en casa con los sonidos de siempre, que tan bien les sientan añadiéndole más sintes que nunca, recreándose pero sin perder su esencia original.

Jugando en casa y sin cambiar las normas que preceden todos sus anteriores trabajos, Los Punsetes regalan con Aniquilación, una continuación musical de su característico noisepop acompañado de letras sinceras, directas y cargadas de sarcasmo.

El dúo italo-español Delaporte ha sabido plasmar en su álbum debut Como Anoche un recorrido por todos los estadios de una relación amorosa, desde el éxtasis de los primeros tonteos, hasta la ruptura y superación. Un viaje romántico cargado de beats incesantes que perfectamente podrían poner banda sonora a una noche de discoteca. El pop electrónico y el house lideran este disco, que lejos de resultar cansino o repetitivo, nos deja con ganas de más.

Amaia nada entre los sonidos propios de los setenta y el indie pop más actual y quizás esa es la fórmula de su éxito particular. En la primera parte del disco te teletransporta a canciones de esa época donde disfrutamos de un rock descafeinado mientras que a partir de la mitad un pop rock indie de la década presente se hace con el protagonismo. Un disco de diez.

León Benavente despachan en 10 canciones toda una crítica al mundo moderno a ritmo de guitarras y sintetizadores manteniendo la garra, rugido e ironía que tanto les caracteriza. No salen de su base segura que es el pop rock pero se contonean con una electrónica que les hace cambiar de aires y conquistar al público.

Alba Reche juega en su álbum debut con tantos géneros que resulta valiente. Encontramos en quimera desde el r&b más clásico, a uno más moderno con electrónica, un pop rock entremezclado con folk e incluso sonidos latinos. Con la mitología griega como hilo conductor, la artista ofrece un viaje donde la letra e instrumental tan cuidados se aúnan para lograr un gran disco.

Los barceloneses Medalla han lanzado su segundo LP homónimo y han conseguido reafirmarse en lo que ya demostraron con su primer álbum. El grupo juega con diversos estilos mezclando una vez más el rock más pesado con sonidos muy pop, y pasando por el post punk y rock psicodélico. Todo ello acompañado de letras gamberras y estribillos pegadizos que arrancan a cualquiera a gritar sus líneas a pleno pulmón.

Novedades Carminha han marcado un punto de inflexión en su carrera de la mano de Ultraligero, que probablemente sea su mejor álbum hasta la fecha. Ya venían conquistándonos en sus anteriores trabajos con temas como "Cariñito" o "Te Quiero Igual", pero esta vez se han salido de todos los moldes y se han lanzado a jugar con nuevos sonidos, que ya venían floreciendo de antes. Ultraligero nos invita a bailar con sonidos de verbena y toques muy disco, además del broche de oro junto a Dellafuente con "Ya No Te Veo".

Cala Vento se han lanzado a la aventura de la autoedición para su tercer largo, y han lanzado Balanceo bajo su propio sello Montgrí. El dúo catalán nos trae un disco en el que encontramos un sonido más maduro. Aunque la esencia que hasta ahora nos habían mostrado sigue impregnada a lo largo de todo el disco, el dúo se aventura a introducir vientos, bajos, e incluso un poco de rap en "Todo". Balanceo es un disco más trabajado, en el que se refleja la madurez personal y musical de ambos, con nuevos puntos de vista, y canciones sinceras.

Universo Por Estrenar ha sido una de las grandes sorpresas del año. Es el primer disco en español de Anni B Sweet, pero el cuarto de su carrera. Bajo la producción de James Bagshaw (Temples), Anni B Sweet saca a relucir sus referencias de los 60 y 70, mezcladas con un toque de psicodelia. La suavidad y calidez de la voz aporta un sello único a este viaje experimental en el que la artista nos deja conocer su mundo interior.

El debut de Yawners ha sido uno de los más aclamados del año. Un disco generalmente indie-rock, pero que va más allá con toques de grunge y pop punk. Con un sonido y estética noventeros, nos hacen viajar a través de canciones de desamor y cortes más burlones como "La Escalera". Una explosión enérgica que a ratos nos evoca a los Blink-182 de finales de los 90.

El Milagro de Viva Suecia probablemente sea uno de los discos nacionales más esperados del año. La formación murciana vuelve a regalarnos un trabajo que se sitúa a la altura de los anteriores. Se mantienen en la tónica pop-rock precedente con un discurso similar, pero cargado de simbología religiosa. Aun así, lejos de quedarse estancados, Viva Suecia han sabido juguetear con nuevos sonidos como el funk y toques de brit-pop.

La Bien Querida vuelve a regalar con Brujería esa unión entre sonidos suaves de pop, guitarras y la voz melodiosa que crea nostalgia. Un disco íntimo, que coge más fuerza con grandes colaboraciones, y donde todos los temas crean un atmósfera única.

Carolina Durante ofrecen en su primer álbum y homónimo, un largo donde dejan claro, conocer la receta para hacer de todas las canciones carne de hits. Con letras simples y directas, narran los problemas cotidianos de los jóvenes, y mezcladas con una bateria y guitarra desgarradas, invitan a no parar de cantar y de moverse.

Sin etiquetas ni géneros concretos, Sen Senra ha regalado un álbum cargado de esas Sensaciones, donde navega en un sinfín de estilos hasta crear su marca de la casa. Sonidos frescos y una voz única, se aúnan en un álbum que promete a su autor consagrarse como una de las caras más relevantes.

A %d blogueros les gusta esto: