Paul Alone: «Intento, en cada momento de mi vida, buscar lo que necesito»

Paul Alone ha sido una de las sorpresas musicales de 2019. Un artista completo, un artista hiperactivo incapaz de reprimir su creatividad ni de esconder su curiosidad y que está a punto de emprender una nueva etapa musical. El 001 Tour llega a su fin en Madrid el próximo 19 de diciembre en la Sala Caracol, pero antes, nos hemos sentado un ratito a charlar con Paul.

P: ¡Hola Paul! ¿Qué tal? Han pasado ya nueve meses desde que «Me olvidé de lo bueno» salió a la luz. Ahora con algo más de perspectiva, ¿cómo sientes este EP?

R: Hombre, yo creo que a casi todos los músicos nos pasa que, cuando sacamos algo, como que nos aburrimos. En plan, antes de sacarlo ya le hemos dado como quinientas vueltas y cuando tenemos una canción que hemos grabado, a la hora de sacarla para nosotros es como antigua, ¿sabes? Entonces, lo único que te queda es la reacción de la gente, que para mí ha sido súper guay. Llevo un año, con este disco, y no me esperaba para nada que fuera tan guay, yo estoy encantado, es como heavy. De la reacción de la peña estoy muy contento, la verdad.

P: De este pequeño álbum, ¿cuál es la canción con la que más te identificas? ¿o cual destaca, para ti, entre las demás?

R: Me olvidé de lo bueno, esa es “mi hija”. Para mí, la producción es súper importante. Es muy difícil dar con una producción buena, es algo que es un poco lotería: con un buen productor puedes llegar, pero… Es como una escopeta, tienes que pegar un tiro y puede ser que pegues muy bien o pegues muy mal. Y para mí Me olvidé de lo bueno fue pegar en el puto blanco, suena tal y como me siento. Porque con Loca locura también me pasa, o con Me siento vivo, pero si que hay cosas que digo “esto lo quitaría”, “esto metería mas aquí”… Me olvidé de lo bueno la miro, y la producción es perfecta, es brutal.

P: En tus inicios, sí se notaba una producción más electrónica y marcabas el inglés como idioma referente, ¿en qué momento decidiste pasar a un sonido más acústico y, sobretodo, el cambio castellano?

R: Realmente, no tengo ninguna preferencia a la hora de música. Sí que ahora estoy intentando darle más bola a lo orgánico y no a lo electrónico, porque cada vez me gusta menos. Lo entiendo, pero echo más de menos los instrumentos, los músicos y entonces estoy intentando tirar por ahí. No quiero centrarme en ningún género, nada en concreto, quiero tener ideas sueltas sin centrarme en nada. Ese primer disco, realmente, yo nunca lo iba a grabar. Pero conocí a un tío que me dijo “oye, soy DJ” y dije “vale, yo músico”. ¿Hacemos algo juntos? Vale, a ver que sale. Fue todo muy aleatorio, al igual que el último disco: fui a Londres, conocí la rumba en Londres (que explícame tú), quise hacer rumba y empecé a hacer rumba. Es eso, no me quiero encasillar en nada porque yo mañana te saco un reggae o te saco heavy metal. ¿Qué he venido de la electrónica? ¿Del inglés? Ahora si es verdad que me siento más identificado con el inglés en el sentido de que la gente lo entiende más, antes cantaba en ingles sobretodo porque la gente no lo entendía y decía “puedo hablar de lo que quiera, y la gente no se entera”. Ahora en español, como que me da más miedo y tengo que controlar más, pero no ha sido tan malo.

Paul Alone © www.paulalone.com

P: Tus temas se identifican con un aire bohemio y tienen un tono muy profundo, ¿Qué inspira tus letras? ¿Algún lugar en particular?

R: Vivir, vivir cosas. Antes leía mucho más y las letras las tenía muy guay. Ahora vivir más. Me he ido a Cádiz a vivir, estuve en Londres, aquí ahora también estoy muy inspirado solo por el hecho de cambiar tanto de vida. Me van dando como rachas de inspiración pero por distintos lados: que leo, que veo, que todo. Ahora me ha dado por la felicidad, las letras pueden no ser tan buenas, pero las veo mucho más alegres.

P: Se te ha visto por Cádiz últimamente, ¿ha sido un viaje, como hemos dicho, de re-conexión con la música?

R: Conexión conmigo, más que con la música. Llevaba un tiempo en Madrid, un poco agobiado, y al final soy de un pueblo. Nací en un pueblo y allí es muy tranquilo, nos conocemos todos. Vine a Madrid que es como “guau” y ahora me decidí por lo opuesto, un pueblo de diez habitantes en Cádiz. Y estoy muy contento. Intento, en cada momento de mi vida, buscar lo que necesito.

P: Este verano has pasado por algunos lugares como el Ewan Fest, en general, ¿cómo resumes este verano como artista?

R: Yo todavía no tengo el “puesto” del verano ganado porque el verano es, cuando ya tienes un poco más de nombre te llegas a pasar por un montón de festivales, para mí el verano todavía no es fuerte. Hay dos tipos de conciertos: de invierno, que vas a ver a una persona porque te gusta y vas a su concierto; y de verano, que vas a un festival y te comes a tres o cuatro que te molan. Yo todavía no he entrado en el mundo de festivales pero no tengo intención porque no quiero ir sin gustar a la peña, porque si aún no te conocen o se queda vacío o la gente está esperando a que salga el siguiente. Prefiero hacer la carrera de salas por toda España y, en el momento que tenga un poco más de base, poder entrar a un festival sin que la gente me mire con cara de “¿quién es este?”.

P: Tras el verano sacaste Vuela ¿Cuál es la estrofa que más importante de este single, para ti?

R: Es una carta de despedida, era un poema que luego lo pasé a canción. Para mi todas las estrofas son importantes, y de hecho faltan estrofas. Realmente el poema era muy largo pero al hacerlo canción no podía hacer una canción de quince minutos, entonces cogí lo más tocho del poema. La frase “vuela como si te persiguieran para matarte” me flipa, es de esas cosas que haces sin querer y luego te das cuenta que es muy bonito. De hecho, Vuela la subí hace años tocando a piano en Instagram, y ahora ha salido en single.

P: Hablando de este último tema, ¿podría ser el anticipo a un próximo álbum?

R: Creo que no, al principio si estaba muy obsesionado con la idea del disco. Creo que todos los músicos lo estamos, venimos de una época en la que eran todo disco y te replanteas una carrera siempre con discos: disco de oro, de platino, firma de discos, disco, disco… Álbum no, quiero hacer singles, porque me he dado cuenta que hacer álbum es una gilipollez. Antes, cuando no había tanta difusión, hacer un álbum molaba: te lo comprabas y lo tenías para escucharlo. Ahora, la gente no compra disco, ¿Cuándo fue la última vez que compraste un disco, como consumidora de discos? Entonces, ¿jugártelo todo a un disco? Una gilipollez. Un disco recopilación si me gustaría, después de sacar veinte singles, sacar un disco con las diez mejores canciones. Pero la industria ahora está funcionando así y hay que intentar adaptarse a la industria.

P: ¿Se puede esperar alguna colaboración en futuros proyectos?

R: Pues la verdad que no lo he pensado. He hecho muchas colaboraciones, pero ninguna oficial. Pues no lo sé. Porque todas las colaboraciones que he hecho, las he hecho para YouTube o Instagram, si me apetece cantar con alguien lo subo. Podría ser. Pero de momento, no.

P: En nada te vemos en la Sala Caracol, ¿un último mensaje a aquellos que aún no han comprado su entrada?

R: Que se emborrachen todos y que vengan. Si, joder.

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: